Etiquetas

, , ,

El problema de la disciplina parece un asunto sempiterno dentro del Euskadiko Gudarostea. Mantiene preocupado al Estado Mayor vasco y busca fórmulas adecuadas para mantener en atados en corto a los milicianos bajo su mando. Desobediencia a la oficialidad con continuas réplicas a las órdenes emitidas, abandono de las posiciones por motivos variados y prosaicos, abuso de autoridad y robos e incautaciones de dudosa legalidad en los caseríos próximos a las posiciones ocupadas.


Las circulares y disposiciones emanadas del Alto mando tropiezan en muchos casos con la desidia de los jefes de los batallones y el nulo aprecio que lo combatientes hacen de las mismas.
En este orden de cosas podemos enmarcar la Orden del día 10 de enero de 1937 para el sector de Baranbio (Lezama, Amurrio, Araba) enviada al comandante del batallón Nº 61 UGT Nº 10 Víctor Fernández Puente (AHE/EAH. Ejército Vasco, Nómina Batallones, Caja 61, Expdte 1) . En realidad se trata de un batallón incompleto cuyas dos primeras compañías permanecen en el sector entre diciembre de 1936 y febrero de 1937 (Vargas, 2015).

Sello del Bon. Nº 61 UGT Nº 10 (AHE/EAH)


Se alude al desplazamiento de los milicianos de descanso en esta población a las cercanas de Orozko, Lezama y Amurrio sin permiso alguno de los mandos, y por supuesto, con el desconocimiento de éstos.
…, y como quiera que esta manera de proceder pudiera dar lugar en un momento dado a fatales consecuencias para la justa causa que todos tenemos el deber de defender ya que bien por presión del enemigo o por otra causa cualquiera, pudiera ser necesario el tener que reunir dicha fuerza en cualquier momento para emplearla donde hiciera falta y al no poderlo efectuar así por haberse ausentado ésta sin orden superior (AHE/EAH. PS Bilbao 0116-013).


Como es obvio este tipo de comportamiento queda terminantemente prohibido. Para ello es necesario el permiso de la superioridad y la extensión del pertinente salvoconducto oficial que permita al miliciano en cuestión poder desplazarse a cualquier punto dentro del sector. E incluso a cualesquiera de los sectores anexos.


De todas formas para reforzar todavía más el mandato se dispone establecer una guardia en el cruce de Bergantza de cuatro números al mando de una clase (AHE/EAH. PS Bilbao 0116-013). Lugar por el que discurre precisamente un ramal de la carretera que comunica Baranbio con Lezama y Amurrio por un lado y por otro a Orozko. Los milicianos que prestan servicio de guardia y orden público en Baranbio deben poner especial celo en prohibir terminantemente que después del toque de silencio (a las VEINTIDOS HORAS) haya reuniones en establecimientos y casas particulares y aconsejando a los milicianos, clases, etc., o imponiéndose su autoridad si fuera necesario para que se reintegren a sus alojamientos (AHE/EAH. PS Bilbao 0116-013).

Gudari Txartela del Bon. UGT Nº 10 (AHE/EAH)


Para muchos no deja de ser una fiesta la situación de guerra que se está viviendo. No parece que hayan aprendido de aquellos primeros días de guerra en julio de 1936.
Es fundamental mantener una buena sintonía con la población civil en pos del esfuerzo bélico para vencer al enemigo y evitar que el descontento se instale entre ellos. Tratar de evitar desmanes de la tropa o comportamientos que puedan incomodarles y crear conflictos innecesarios. Ya de por sí el decreto de Zona de Guerra sobre los territorios próximos al frente trae consigo molestias para la población civil y la ruptura de la cotidianidad de sus vidas. Sabedores de esto en el Estado Mayor se recalca este hecho:
… dentro del objeto a que han sido creadas las Delegaciones de Plaza (se refiere a las Delegaciones de Orden Público), que es armonizar la vida civil militarizada de las poblaciones de la Zona de guerra con la población militar y consiguientes fines de guerra, ésta es una de las misiones concretas en que debemos intervenir, haciéndolo por parte de esta Delegación (AHE/EAH. PS Bilbao 0116-013).


No obstante la observación del buen discurrir de las relaciones de las milicias con los vecinos de las poblaciones donde se alojan y la sana convivencia muestra demasiadas dificultades. La especial situación bélica es caldo de cultivo para que algunos milicianos sientan disponen de vía libre para realizar cualquier acción que se les antoje. Y lo más recurrente es el robo de ganado por los caseríos diseminados por el territorio bajo su control. Así en el sector de Baranbio conocemos de al menos dos casos que llegan a conocimiento de la jefatura del sector.


El 18 de febrero de 1937 se presentan en las oficinas de la Delegación de Orden Público de Orozko los vecinos Ignacio Baitia (Beitia) Iturbe y Romualdo Aramendi reclamando el pago de 7 ovejas sacrificadas por milicianos del UGT Nº 10 destacados en Belaustegi (Ibarra). Solicitan se les satisfaga con el pago total de 420 pesetas (AHE/EAH. PS. Bilbao, 0073-015). Dos días después el jefe del sector de Baranbio remite escrito al comandante del citado batallón para que tome cartas en el asunto y los culpables abonen la cantidad solicitada, además de tomar las medidas que considere pertinentes contra ellos.


A partir de la segunda quincena de enero de 1937 el batallón ugetista dispone de un nuevo comandante. Se trata del ciudadano belga Juul Christiaens (AHE/EAH. Ejército Vasco, Nómina Batallones, Caja 61, Expdte 1), que viene de comandar al 3º batallón de la UGT, el González Peña. Christiaens no pasa desapercibido en la zona a tenor de la información que se desprende del blog http://guerraenlauniversidad.blogspot.com/: Uno de nuestro informantes recordaba a Juul Chistiaens en el caserío de su abuela en Lezama, comiendo, como si de un ogro se tratase, un plato repleto de huevos fritos.
Había llegado a Euskadi en el verano de 1936 para combatir en Gipuzkoa. Bajo sus órdenes el conocido como Grupo Edgard André conformado por varios compatriotas, alemanes y suizos. El grupo combate en Lasarte y en la batalla de Irún.

Combatientes belgas en la batalla de Irun (http://guerraenlauniversidad.blogspot.com/)


El 4 de marzo el comandante Christiaens recibe una nueva denuncia que comienza así:
Se reciben nuevas denuncias de robos de ganado, cometidos según me afirman, por las milicias de la localidad; de ellas traslado una a su conocimiento con el ruego de que la haga llegar a los Jefes del Batallón correspondiente (AHE/EAH. PS. Bilbao, 0073-015). De estas líneas se colige de que se trata de una práctica habitual en la zona. Y para nada redunda en la armonía a implantar con los lugareños.


Se trata esta vez del robo de una yegua del vecino de Astobiza (Lezama, Amurrio) José Aspiazu. Dicha yegua ha desparecido el día 2 del corriente de 6 á 8 de la mañana. Por las huellas y otros datos, parece seguro que ha sido llevada a la posición de Astobiza (AHE/EAH. PS. Bilbao, 0073-015). Se solicita el pago de 250 pesetas en compensación por la desaparición del equino.


De los demás robos aludidos no disponemos de las referencias documentales o de cualquier otro tipo. A medida que el curso de la guerra inclina la balanza del lado de las fuerzas fascistas, y el día a día de las milicias se fue tornando cada vez más duro los actos de indisciplina, deserción o pillaje van a ir en aumento.


Como decíamos al comienzo, la disciplina siempre fue una piedra dentro del zapato del mando del Ejército de Euzkadi.

FUENTES

  • Archivo Histórico de Euskadi/Euskadiko Artxibo Historikoa.
  • El Ayán: El Txoko Belga en http://guerraenlauniversidad.blogspot.com/. Consultado el 22/06/2022
  • Vargas Alonso, Francisco Manuel, Milicianos. Las Bases Sociales del Frente Popular en Euskadi y la Defensa de la República, Tesis doctoral, Universidad del País Vasco, 2015.

Sergio Balchada