Etiquetas

, , ,

La villa de Amurrio (Araba) cuenta con al menos dos hospitales durante los 11 meses que permanece en la inmediata retaguardia republicana. La población alavesa se sitúa a escasos kilómetros del frente de combate. Las trincheras guarnecidas por las fuerzas afectas a la República están emplazadas principalmente próximas a Orduña, en la línea que conforma el cordal de Txibiarte-Sobre Hayas-San Pedro y que concentraron importantes acciones bélicas. Sobre todo a comienzos de diciembre de 1936 y finales de mayo de 1937. No obstante en junio de ese mismo año, y tras la toma por las fuerzas rebeldes del citado cordal, los combates se suceden encarnizados en las conocidas como posición 11, sita en los Huetos de Mendivil, y la de Las Minas.

Debido a la proximidad del frente y la atención que se debe brindar a los muchos heridos consecuencia de los combates, se organizan en Amurrio dos hospitales donde atenderlos y desde allí derivarlos a otros centros sanitarios de ser necesario.
Sabemos que antes del nacimiento del Gobierno de Euskadi el 7 de octubre de 1936 se organiza al menos uno de estos batallones de la mano del Euzko Gexozain-Bazpatza o Asociación Vasca de Cuidados de Enfermos (AHE/EAH Fondo Santiago Aznar Sarachaga, L2, Nº 150). Se trata de una Asociación de Enfermeras Vascas originada en el hospital de guerra San Luis Gonzaga de Bilbao (Información facilitada por el investigador maruritarra Plácido Ugarte). Por lo tanto esta asociación organiza el Hospital de Sangre o de Vanguardia de Amurrio en las Escuelas de Niñas Matías Landaburu en la actual Etxegoien kalea.. No obstante ya con el Gobierno de Euskadi en pleno ejercicio la Jefatura Superior de Sanidad Militar se ve en la obligación de remodelar su organización y en aras de un mejor servicio (AHE/EAH Fondo Santiago Aznar Sarachaga, L2, Nº 150).

Organización de los diferntes hospitales en el Frente Vasco (Libro La sanidad Militiar en Euskadi)

El Hospital de Sangre de Amurrio dispone en enero de 1937 de 40 camas y 2 quirófanos. En un principio dirige este hospital el médico local Jesús Garro, pero al menos en enero de 1937 es sustituido por le doctor bilbotarra Santiago Guerra. El doctor Garro pasa entonces como director del Hospital de Enfermos sito en el barrio de Ugarte, donde se encuentra el antiguo ambulatorio (Núñez, 1997). Sobre este Hospital de Enfermos se dice:

El Hospital, cuyo orden y confort resultan excelentes, cuenta con toda clase de elementos; material e instrumental para realizar, como en efecto lo viene haciendo, una labor positiva y realmente espléndida en beneficio de los pacientes que al mismo acuden en sus dolencias y enfermedades.

Un reputado clínico de Bilbao, el conocido médico especialista don José María Ormaetxea, dirige las funciones del establecimiento, y, además de los dos practicantes que le ayudan, colaboran con el mayor celo e interés, las virtuosas Hermanas de la Caridad (Dpto, 1937).Como veremos más adelante, en las nóminas del personal dependiente de Sanidad Militar no consta el citado José María Ormaetxea.

A estos dos establecimientos sanitarios hay que sumar la existencia en la villa de un dispensario de antivenereas. Probablemente sito en las dependencias del Hospital e Enfermos. En el dispensario no sólo se atienden aquellas enfermedades de transmisión sexual si no que también dispensa cuidados de tipo antiparasitario y de higiene como por ejemplo la sarna. Dolencia muy común en las trincheras.

La actuación en caso de haber algún herido en el frente es de la siguiente forma. Después de ser recogido por los camilleros del batallón que cubre las posiciones, el herido es trasladado al puesto de Socorro del que dispone la unidad. Por ejemplo el batallón Nº 21 CNT Nº 1 Bakunin que cubre las posiciones en Txibiarte dispone del mismo en un vagón de tren oculto en el túnel ferroviario que hay camino de Txibiarte y Sobre Hayas y que une Miranda de Ebro con Bilbao. Allí se dispensan los primeros auxilios al miliciano y se clasifica según la gravedad de las heridas: Dicha clasificación, se hacía en las tarjetas de evacuación, atadas al ojal del vestido del herido, y en la que se hacía constar los datos más interesantes referentes al mismo (AHE/EAH Fondo Santiago Aznar Sarachaga, L2, Nº 150). A continuación es introducido en una ambulancia y desplazado a un Hospital de Sangre o de Vanguardia. Aquí es operado o en algunos casos, atendiendo a la gravedad de las heridas, continúa hacia otro Hospital de retaguardia provisto de mayores equipamientos.

Personal y milicianos convalecientes del Hospital de Sangre de Amurrio (https://aztarna.es/)

Para el funcionamiento del hospital éste cuenta con todo un elenco de profesionales y de servicios auxiliares. Desde médicos, practicantes, camilleros y hasta enterradores. Se ofrece a los residentes temporales del hospital las pertinentes atenciones para hacer más llevadero el trance por el que están pasando. En la nómina del mes de enero de 1937 podemos observar el elenco del personal que trabaja en el Hospital de Sangre de Amurrio (AHE/EAH. Dirección General de Administración, L: 947, Nº: 02):

  • Santiago Guerra: Capitán Médico-Director.
  • Gregorio Urcarregui: Capitán Médico.
  • Marcelo Ruiz Beistegui: Suboficial Practicante.
  • Jaime Eizaguirre: Suboficial Practicante.
  • José Álvarez: Suboficial Practicante.
  • Luis Ruiz Armentia: Suboficial Practicante.
  • María Luisa Marcaida: Suboficial Practicante.
  • Victoria Echevarria: Enfermera Auxiliar.
  • Visitación Antoñanzas: Enfermera Auxiliar.
  • Concepción Iturrieta: Enfermera Titulada.
  • Juanita Gorriti: Enfermera Titulada.
  • Ángela Exposito: Cocinera.
  • Elena Arrieta: Ayudante de Cocina.
  • Aurora Rubio: Limpieza.
  • Aurea Zulueta: Limpieza.
  • Felisa Sasiain: Limpieza.
  • Julia Sasiain: Limpieza.
  • Dorotea Gaspar: Lavandera.
  • Margarita P. de Palomar: Lavandera.
  • Santiago Basaldua: Miliciano Camillero.
  • Rodrigo Cardero: Miliciano Camillero.
  • Joaquín Larrañaga: Enfermero-Portero.
  • Marcelo Conde: Enfermero Sargento.
  • Emilio Udaeta: Enterrador.
  • Aurelio Montllor: Enterrador.
  • José Luis Lafuente: Ayudante Administrativo.
  • Mateo de Altonaga: Administrador.

Por su parte el Hospital de Enfermos cuenta con un menor número de personal que pasamos a detallar a continuación. Al igual que en el anterior caso, la nómina corresponde al mes de enero de 1937 (AHE/EAH. Dirección General de Administración, L: 947, Nº: 02):

  • Jesús María Garro Basterrechea: Médico Director.
  • Elías Meaurio: Administrador.
  • María Lizarraga: Cocinera.
  • María Rosaro Lacunza: Enfermera.
  • Eugenia María Ripa: Enfermera.
  • Trinidad Arrarás: Enfermera Lavandera.
  • Isabel Navarro: Enfermera Lavandera.
  • Ángel Urrutia: Mozo Enfermero.
  • Julián Barrebengoa (Pudiera ser Barrenengoa): Mozo Enfermero.
  • Agustín Rodríguez Alonso: Practicante Carabinero.

Personal del Hospital de Enfermos de Amurrio donde podemos ver a las Hermanas de la Caridad (https://aztarna.es/)

Puede llamar la atención que el personal sanitario de ambos hospitales ostenten graduación militar. La razón es sencilla. En octubre de 1936 cuando nace la Jefatura Superior de Sanidad Militar se dispone otorgar al personal sanitario de autoridad militar de cara a zanjar posibles indisciplinas o faltas de respeto por parte de los combatientes convalecientes.

Por otro lado las ambulancias y sus chóferes que operan en los distintos Frentes y Sectores disponen de su cuartel en el palacio de Munoa, en el barakaldatarra barrio de Burtzeña. En este centro de operaciones se les distribuye por sectores atendiendo a las necesidades de los mismos:

Uno de los principales objetivos que cubre, es la (sic) de centralizar el servicio de ambulancias y camillas, dispuestas siempre a partir según las contingencias exigidas por la guerra (AHE/EAH Fondo Santiago Aznar Sarachaga, L2, Nº 150).

Para comprobar que la marcha del centro hospitalario es todo lo satisfactoria posible, la Jefatura Superior de Sanidad Militar dispone de funcionarios que visitan los hospitales para, primeramente, verificar su buen funcionamiento y en segundo lugar atender a las reclamaciones y sugerencias de los mismos. De este modo a 10 de enero de 1937 el funcionario constata que solamente 10 camas están ocupadas por combatientes heridos y que la nómina del Hospital asciende a 21 trabajadores (Dpto de Defensa, Sanidad Militar, L 529, Nº 03). Número que como apreciamos en las nóminas va a ir en aumento.

La visita realizada el 18 de febrero recoge la demanda por parte de los facultativos de las reiteradas veces que se ha pedido jabón a los almacenes de intendencia de Sanidad sin que hasta el momento la solicitud haya sido satisfecha. Además se recoge una petición curiosa: El Sr. Urkaregui me indica que al mandar personal en este hospital se tenga bien cuidado de a poder ser enviar nacionalistas por las circunstancias que concurren (Dpto de Defensa, Sanidad Militar, L 529, Nº 03).

La razón última que impulsa a extender esta solicitud la desconocemos. De todas formas debemos atender a las malas relaciones existentes entre el espectro nacionalista y otras fuerzas políticas y sindicales afines a la causa gubernamental como es el caso de la CNT. Quizás subyace el control que desean tener las fuerzas nacionalistas del PNV sobre las instituciones dependientes del Gobierno vasco y de su Ejército.

Portada del libro La sanidad Militar en Euskadi

En junio de 1937 con las tropas rebeldes a las puertas de Amurrio se decide evacuar los hospitales. Al menos los enfermos y personal del Hospital de Enfermos es evacuado a Okondo a un improvisado centro sanitario establecido por Jesús Garro (Núñez, 1997). Después de 11 meses de atenciones a heridos y enfermos delas milicias adscritas a la República, con la entrada en Amurrio de las fuerzas fascistas ambos hospitales son desmantelados. Desconocemos y los nuevos ocupantes de la villa establecieron en ella algún centro hospitalario o si continuaron enviando a sus heridos a los establecidos en las poblaciones que constituyeron su retaguardia hasta entonces.

Fuentes y Bibliografía

  • Archivo Histórico de Euskadi/Euskadiko Artxibo Historikoa(AHE/EAH)
  • Departamento de Sanidad. Gobierno Vasco, La sanidad Militar en Euskadi, Bilbao, 1937.
  • Núñez, Félix, Amurrianos Ilustres, Ayuntamiento de Amurrio, Bilbao, 1997.

 

Sergio Balchada