Barrios Manuel
Ediciones Martínez Roca, 2001

En 1369 el rey don Pedro I de Castilla moría asesinado por su hermano bastardo, Enrique de Trastámara, que lograba así usurparle el trono. Era el final de una cruenta lucha fratricida que había teñido de sangre, intrigas y traiciones todo el reinado de aquel desdichado monarca cuya memoria, a raíz de su muerte, quedaría cubierta bajo un velo de infamias.

Un acercamiento objetivo a la figura del Rey Cruel nos desvela, sin embargo, a un personaje fascinante, amigo por igual de árabes, judíos y cristianos, aficionado a la magia y capaz de entregarse a intensas y generosas pasiones, como la que vivió junto a la dulce María de Padilla.

Manuel Barrios reconstruye de forma magistral la dramática vida del rey castellano, al tiempo que reivindica la figura de un personaje que supo seducir por igual a la historia y a la leyenda.