Etiquetas

, , ,

Servicio de Centinele (sic)

El servicio de seguridad de un campamento corre a cargo de los puestos de vigilancia.
Miliciano. El servicio de vijilancia (sic) lleva consigo una gran responsabilidad. Mientras los demás duermen, el centinela vela para evitar el ataque que basa su éxito en la sorpresa o para evitar que el enemigo silenciosamente rebase la posición (…). Vela con los ojos y con el oído, mas con este, que con los ojos. Atienda a todos los ruidos y procura descifrarlos, examina todas las masas que tiene ante su vista y procura reconocerlas. Esta es la habilidad del buen centinela (EAH, P.S. Bilbao, 116/12, L2).

En sus manos está depositada la salvaguarda de sus compañeros de armas. Un puesto, el de centinela, para nada popular entre los soldados y que en muchas ocasiones es instrumento de castigo de indisciplinas. Aunque existe una figura de entre los centinelas que para nada es envidiada por sus colegas: el escucha. El escucha permanece oculto por delante de los parapetos para advertir de la llegada de un posible ataque enemigo. Ángel Durana sabe muy bien como se siente uno en la absoluta soledad y con el miedo clavado en las tripas por lo que pueda pasar.

Gudaris hacen guardia en la torre de la iglesia de Otxandio (Bizkaia).(aunamendi.eusko-ikaskuntza.eu). Colección Bernardo Estornés Lasa.

La consigna es que pues coger una bomba de mano si es que hay algún contrario y tirar patrás. (…) Estaba en un sitio pues y había unas matas, enebros, así de esta altura así (indica con la mano hasta la cadera). Y yo estaba quieto ahí y oía algo que se movía. Claro cuando te vas fijando a una cosa parece que se mueve el enebro y yo oía un ruidito “tatata, tatata, tatata”. Joder, los pelos de punta tenía. Y yo decía “¿Qué va a hacer este?”; y cada vez el ruidito sentía más. Y digo “Voy a acercarme a ver”. Y ya cuando me iba acercando ahí… Rrrrrrrriiii!! Un conejo que sale del enebro que andaba allí escarbando..Me cago en la leche, y dije “Ahora si que he quedado tranquilo”. Cogí la bomba de mano la dejé otra vez aquí en esto y me tumbé en el suelo. (Entrevista a Ángel Durana, 28/12/2010).

La formación del batallón Nº 67 UGT Nº 14 Guillermo Torrijos es tardía. Da comienzo su singladura a principios de 1937 (Vargas, 2015). Es quizas por esta circunstancia que junto a la Orden del Día del 15 de enero de 1937 que recibe el batallón se incluya bajo el epígrafe: Máximas para todo miliciano en campaña (EAH, P.S. Bilbao, 116/12, L11). En esta especie de breve manual de combate se hace hincapié en el grado de importancia de la figura del centinela. Se detallan las funciones de un buen centinela y cómo debe desempeñarlas con eficacia. Sirva como ejemplo:

El centinela debe registrar todo lo que alcance con la vista de dia, fijándose bien en todos los objetos, a fin de que por la noche no le asusten ni le alarmen. Generalmente de noche se observa mejor que en la altura, al pie, o en la falda para que los objetos se destaquen sobre el cielo (EAH, P.S. Bilbao, 116/12, L11).

Batallón Nº 67 UGT Nº 14 Guillermo Torrijos en Durango, marzo e 1937. (https://errepublikaplaza.wordpress.com/2016/11/15/trayectoria-batallon-no-20-azana-gipuzkoa-no-67-torrijos/)

Se explica como actuar cuando llega un desertor del campo contrario a las líneas propias. E incluso si lo hace un parlamentario existe un protocolo a seguir y evitar de este modo miradas curiosas que no convienen:

Al desertor enemigo, le hará ante todo arroje las armas al suelo; al parlamentario que vuelva la espalda mientras llega el Comandante de puesto, que es quien le debe recibir. Los centinelas guardarán siempre silencio, sin entrar en ninguna clase de interrogatorio, que solo pertenece a sus superiores (EAH, P.S. Bilbao, 116/12, L11).

Al tratarse de una zona de guerra próxima al campo contrario la circulación de vehículos y personas no es libre. Los centinelas deben en todo momento controlar quien entra o sale de su propio campo y para ello, se debe portar el pertinente salvoconducto. O bien, si se trata de elementos militarizados, se debe conocer el santo y seña establecido para esa jornada. La jefatura del sector es la encargada de fijar el santo y seña. Suponemos que debido a motivos de seguridad éste se debía cambiar a menudo aunque desconocemos cada cuanto se efectuaban dichos cambios. Lo lógico es que se haga de forma diaria. Así para el 18 de febrero de 1937 la Jefatura del Sector Orozco-Barambio dispone como pregunta para el centinela Vayo. La respuesta es quince. Para el 21 se establecen Tres y Rusia como contraseña (EAH, P.S. Bilbao, 116/12 L 20 y 21).

(EAH, P.S. Bilbao, 116/12 L 20 y 21)

Los militares están concienciados en concienciar a las milicias que la disciplina es necesaria para ganar la guerra. Se les instruye para convertirlos en una fuerza de combate de ciertas garantías. La relajación de los milicianos en sus funciones ocasiona algún que otro susto y permite la evasión de personal al otro lado con información valiosa para el enemigo.

Cuando la instrucción no viene dada de los jefes militares es la prensa la encargada de recordar al combatiente dónde se encuentra y cómo debe tomar la mayor de las precauciones hasta para fumarse un cigarro. El reparto de periódicos en las trincheras, para combatir el tedio de las largas horas de inactividad bélica, permite que la prensa pueda colaborar activamente en la concienciación e instrucción de sus soldados.
En este caso se trata de un periódico de la retaguardia sublevada. Editado en Vitoria-Gasteiz El Pensamiento Alavés aconseja a los combatientes en su número del 11 de noviembre de 1936:
(…) os recomiendo que prescindáis del cigarro en la trinchera. Es mal amigo. La luz roja de su roja punta, será para el rojo alerta la referencia mejor para su punto de mira.
No deis motivo a que cualquier rojo invente ésta otra copla:
Fuma, fuma, soldadito
y asómate al parapeto
verás que no te permito
que me pierdas el respeto.

Fuentes

  • Euskadiko Artxiboa Historikoa/ Archivo Histórico de Euskadi (EAH/AHE).
  • El Pensamiento Alavés, 11/11/1936.
  • Entrevista a Ángel Durana el 28/12/2010.
  • Vargas Alonso, Francisco Manuel, Milicianos. Las Bases Sociales del Frente Popular en Euskadi y la Defensa de la República, Tesis doctoral, Universidad del País Vasco, 2015.
  • Un “escucha” en la batalla de Teruel, en https://elgajedeloficio.wordpress.com , 14/06/2014.

 

Sergio Balchada