Etiquetas

, , ,

Durante la guerra civil el barrio de Sagarribai (Amurrio, Araba) acogió en el interior de un modernísimo, para la época, edificio en construcción el polvorín que abastecía a los batallones del conocido como sector Amurrio-Orduña. Inserto a su vez en el denominado Frente de Álava.

El 16 de enero de 1937 el comandante jefe del sector Nicolás Culla, dirige un escrito a la secretaría General de Defensa de Euskadi donde da cuenta de la solicitud realizada al Estado Mayor, un par de días antes, para trasladar los depósitos de municiones que existen en este pueblo, al reformatorio de mujeres situado a unos 1500 metros de esta villa hacia Llodio, el cual se halla vacío y que por estar sin teminar la obra, está trabajando una sección de Ingenieros para ponerla en condiciones (EAH/AHE Dpto de Defensa, Leg 508, Nº 5).

Desfile del Cuerpo de Miqueletes en Donostia, 1934.
Fotocar y Foto Marín. (Kutxateka).

El comienzo de la contienda había paralizado las obras y el edificio se veía ahora abandonado. Su estructura de hormigón y la existencia de un amplio sótano lo hacen ideal para este cometido (Zurimendi-Aguillo,2007). Por lo que una vez recibida la aprobación de las altas instancias militares no se pierde tiempo y se procede a acondicionar el lugar para ubicar el nuevo depósito de municiones del sector.
Nicolás Culla prosigue que todo para estar a punto para fechas cercanas:

Sólamente es necesario asignar una guardia permanente que el comandante estima pudiera ser de cinco miqueletes y un cabo, ello con el fin de no distraer fuerzas a los batallones y ser exigua la fuerza de Orden Público de esta localidad para encargarse de este servicio (EAH/AHE Dpto de Defensa, Leg 508, Nº 5).

El comandante Culla se toma la libertad de subrayar: Por último me atrevo a participarle que el Jefe del Parque (de municiones) prefiere a los Miqueletes para la vigilancia en cuestión (EAH/AHE Dpto de Defensa, Leg 508, Nº 5)). Quizás realmente el comandante Culla esté manifestando sus preferencias porque es posible que Nicolás Culla pertenezca a dicho Cuerpo Foral. Haciendo una búsqueda por internet sobre esta persona, nos topamos con un documento depositado e el Archivo Municipal de Bergara fechado en 1902 en el cual el cabo de Miqueletes Nicolás Culla denuncia a dos vecinos de Oñati y Zaldibar (ambas poblaciones en Gipuzkoa) por ejercer de corredores de ganado sin los permisos pertinentes para dicha labor (BA, 01-C/652-35).

Bien pudieran ser la misma persona el citado cabo y el comandante que solicita el concurso del Cuerpo de Miqueletes para su nuevo polvorín. No podemos asegurarlo con rotundidad. Son treinta y cinco los años transcurridos entre ambos documentos pero no nos parece descabellado que se trate del mismo individuo al que los años de servicio y la tesitura de guerra que está viviendo le han hecho medrar en el escalafón.

Sello de la jefatura del Sector Amurrio-Orduña. Todavía en enero del 37 utilizaban el sello de la Columna de Operaciones que se instaló en la villa en el verano anterior (EAH/AHE)

Si esto es cierto, el señor Culla conoce muy bien a los Miqueletes y no resulta casual que directamente solicite de su servicio. Es un Cuerpo absolutamente leal al régimen establecido en febrero de 1936 y sus componentes gentes del país honradas y de curriculo impecable.

El cuerpo de Celadores de protección y Seguridad Pública de Guipúzcoa nace el 24 de septiembre de 1839 con 300 hombres en nómina. Un año después lo componen un total de 500 agentes. En 1844 este Cuerpo desaparece y algunos de sus elementos se integra en el nuevo Cuerpo de Miqueletes de Guipúzcoa. En el reglamento de 1879 de este Cuerpo deja bien claras cuales son sus funciones:

Artículo 1.º La creación de este cuerpo tiene por objeto principal la vigilancia y conservación de la tranquilidad y del orden público: la persecución de ladrones y malhechores: el resguardo y administración de los arbitrios provinciales, así como también facilitar todo el auxilio posible a las autoridades en ejercicio de sus funciones, y protección a los habitantes pacíficos y a los viajeros que la soliciten, sin derecho por esto a retribución (Garmendia, 2007).

También desde 1896 se convierten en Agentes de la Caja de Ahorros Provincial de Guipúcoa fundada por la Diputación.

Para entrar a formar parte integrante del Cuerpo el aspirante debe ser oriundo de Gipuzkoa (o vasco en su defecto) de entre 18 y 25 años de edad; de altura mínima de 1,70; ser persona de buenas costumbres; acreditar buena conducta y profesar amor al país. Uno de los requisitos fundamentales es la soltería. A aquellos miembros que hayan servido dos años con buenas referencias se les permitirá contraer nupcias.
Una vez iniciada la guerra civil el Cuerpo de Miqueletes se compone de 315 hombres en total. Se posiciona a favor de la República como en el bando contrario hizo lo propoio el Cuerpo de Miñones de Álava. Sus integrantes combatieron de forma destacada durante el verano del 36 en la provincia de Gipuzkoa y una vez ocupada ésta por las tropas rebeldes, la mayor parte de sus efectivos pasó a Bizkaia donde prosiguen la lucha.

Tomada la capital de Bizkaia en poder del Ejército de Franco enseguida, el 23 de junio de 1937, mediante un decreto-ley queda derogado el Concierto económico del que disfrutan Gipuzkoa y Bizkaia. A consecuencia de dicho decreto-ley el 23 de agosto de ese mismo año el Cuerpo de Miqueletes es disuelto.

El Conocido como Colegio de los Alemanes (Amurrio). Aquí se ubicó el nuevo Parque de Municiones del Sector (fotografía en http://amurriodenuncianuncia.blogspot.com)

Nicolás Culla sabe entonces del celo desplegado por estos hombres en su trabajo. Muy probablemente una guardia compuesta de milicianos va a traer consigo más de un problema: Clientelismo, sustracciones de material, relajación en las tareas… Si existen problemas en el correcto abastecimiento de munición a los batallones del frente el precio a pagar podría ser elevado.

El Comandante Jefe del Sector está de suerte. El día 20 recibe la notificación de que su solicitud es tenida en cuenta.

Con esta fecha se oficia al Jefe del Cuerpo de Miqueletes de Guipúzcoa para que le proporcione los cinco miqueletes y un cabo que solicitaba (…), con objeto de establecer una guardia permanente en el nuevo depósito de municiones de ese Sector (EAH/AHE. Dpto de Defensa, Leg 508, Nº 5).

El edificio conocido en Amurrio en la actualidad como El colegio de los alemanes todavía prestó nuevos servicios. Finalizada la contienda el edificio se utilizó como secadero de tabaco. Actividad que ocupó a muchos de los vecinos de la villa, sobretodo durante los meses estivales. Posteriormente la congregación de Misioneros de la Sagrada Familia se hizo con el edificio para convertirlo en colegio bajo tutela alemana.

Fuentes y Bibliografía

  • Euskadiko Artxiboa Kistorikoa/Archivo Histórico de Euskadi.
  • Belauntzaran, Elisa. Miqueletes, la Vieja Guardia, El Diario Vasco, 27/12/2016.
  • Garmendia Larrañaga, Juan. El Cuerpo de Miqueletes, Eusko Ikaskuntza, 2007.
  • Urgoitia, José Antonio (Dir.), Crónica de la Guerra Civil de 1936-1937 en la Euskadi Penínsular, Tomo II. Oiartzun, 2002.
  • Zurimendi, Ramón; Agullo, Conchi, El tabaco en Amurrio. Una Historia de los Años 40, Aztarna Nº 34, 2007.
  • Zurimendi, Ramón (Coord.) Amurrio 1900-1950. Un Paseo por el Pueblo de Nuestros Abuelos a Través de la Fotografía, Amurrio, 2008.
  • Voz Miquelete en http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus

 

Sergio Balchada

Anuncios