Etiquetas

, , , ,

Como decíamos en el anterior artículo el día 31 de marzo de 1937 el general Mola da inicio a la ofensiva, que se presume como final, para doblegar la resistencia vasca. Cuando las brigadas navarras avanzan hacia los parapetos republicanos, el batallón Bakunin se encuentra en la población alavesa de Amurrio.
El frente de Villarreal fue protagonista del inicio de las hostilidades. Los montes Albertia, Maroto y Jarindo, así como el macizo del Gorbea fueron tomados al asalto y pronto las poblaciones de Otxandio y Ubidea se ven amenazadas.

Deshechas las fortificaciones vascas en Otxandio el 4 de abril ahora sólo cabe avanzar por los puertos de montaña de Urquiola y Barazar por donde se retiran las tropas vascas. El desastre es formidable, las pérdidas humanas y materiales son enormes y es necesaria una rápida reorganización. Una nueva línea defensiva que pasa por defender estas dos vías de comunicación que puedan permitir a los Nacionales penetrar en Vizcaya. Mas el día 7 de abril el puerto de Barazar y los montes circundantes sucumben.

El batallón Bakunin es enviado a la zona. El alto mando pretende contraatacar para recuperar el terreno perdido y para ello cuenta con el Bakunin y fuerzas expedicionarias asturianas. El día 14 comienza el citado contraataque. El batallón es sometido a duros bombardeos y dejan allí la vida muchos milicianos:
Iniciada la ofensiva nos trasladaron al alto de Barazar. De aquí a Dima, en donde – no se me olvidará nunca-el día 14 de abril amaneció un día “trimotor”, de éstos radiantes. Desde el alba, hasta muy entrada la tarde, el bombardeo a que nos sometieron fue incesante, infernal. Estuvimos aplastados contra el suelo sin poder levantar la cabeza….(Chiapuso-Jiménez de Aberasturi, 2009).
Al día siguiente el Bakunin es trasladado al Amboto con órdenes de participar en un contraataque que finalmente se desestima y el batallón es retirado regresando a su cuartel en Amurrio.

7/05/1937. Un instante durante la batalla de Sollueb. Fotografía de Robert Capa (en http://www.museoreinasofia.es)

Prácticamente un mes después el batallón vuelve a entrar en acción. Lo hace el día 12 de mayo. El batallón es agregado a la 5ª División vasca y releva en la citada fecha al batallón asturiano Nº 212 Mario en la cumbre del Sollube. Batalla que se viene desarrollando desde el día 6.

La aviación y la artillería se ceban con los milicianos anarquistas como nos cuenta unos de sus milicianos.
Estuvimos en la misma cumbre dos días y medio. Era un verdadero infierno. Lo mismo de día que de noche. Veíamos los barcos de guerra en frente lanzando aquellas rompedoras. La aviación nos machacó. Los golpes de mano que protagonizaban los moros de noche era terrible. Éstos llegaron, en alguna ocasión, a rebasar nuestras posiciones. La prueba es que un batallón asturiano que estaba en segunda línea los iba recogiendo (Chiapuso-Jiménez Aberasturi, 2009).

Y no es para menos porque el mismo día que ocupan las trincheras reciben hasta tres ataques por parte de fuerzas de la 5ª Brigada de Navarra, rechazados, dejan considerable número de cadáveres sobre el terreno.
La jornada del 14 les recibe con un intenso bombardeo contra la cumbre del Sollube: La aviación, la artillería y el crucero Almirante Cervera. Fijados en el suelo van observando como las fuerzas de la 5ª Brigada de Navarra envuelven la cumbre. Temiendo ser copados el batallón abandona la cumbre ordenadamente. Bajan todavía por la ladera del Sollube los milicianos y la bandera enemiga ya ondea en la cumbre. Desde tan ventajosa posición las tropas rebeldes disparan a placer sobre los milicianos que corren para salvar el pellejo: Nos cazaban como si fuéramos conejos (Chiapuso-Jiménez Aberasturi, 2009).

Trazado y organización en sectores del Cinturón de Hierro (https://www.cinturondehierro.net)

El comandante del batallón, Isaac Olmos, es herido y el batallón evacua a Mungía. De Mungía se trasladan a Gondramendi ocupando también la ermita de Santa Marina. A principios de junio todavía permanecen en la zona de Mungia (Bizkaia). Para el día 9 se despliegan en el barrio maruritarra (Maruri, Bizkaia) de Billebaso y una pequeña posición en el lugar conocido como Karabieta. Los milicianos pernoctan en los caseríos de Billebaso. Apenas uno o dos días después el batallón toma posiciones detrás del conocido como Cinturón de Hierro de Bilbao. Lo hace en el 5ª sector del Cinturón en Urduliz. Roto el 12 de junio el Cinturón de Hierro, el Bakunin abandona la madrugada del día 14 las defensas asignadas y se retira hacia Arriaga, muy cerca de Erandio (Bixkaia):

…de noche, iniciamos la retirada hacia Bilbao, por todo el corte de la ría (…). Pasamos por el puente del Ayuntamiento en medio de gran silencio. El puente estaba listo para saltar por los aires (…). Atravesamos Bilbao. (…). Sonaba algún paco de algunos balcones. Nos dirigimos a La Casilla, el cuartel de milicias de la CNT, en donde se nos hizo de día. Había en este cuartel cantidad de fuerzas. Así pasamos todo el día esperando. Al día siguiente, al amanecer, después de darnos provisiones, nos fuimos (Chiapuso-Jiménez, 2009).

Bilbao cae en poder de los rebeldes el 19 de junio. Una masa de refugiados y milicianos abandona la capital vizcaína y dirigen sus pasos a territorio cántabro.
En la retirada hacia Cantabria miembros del batallón protagonizan una serie de desórdenes resultando incendiada el templo de San Juan Bautista en Muskiz (Bizkaia). Se les atribuye también la quema del edificio del ayuntamiento y de la casa de Merino-Saralegui (Uribe-Tabernilla, 2007).

La situación llega hasta el extremo de que Serafín Valle Berakoetxea, capitán de la Sección de Ametralladoras del batallón nacionalista Araba, sitúe sus máquinas en posición ventajosa e inste a los mandos del Bakunin a que controlen los desmanes de sus homes o se atengan a las consecuencias (Azkue, 2007).

San Juan Bautista de Muskiz (http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus)

Sabemos que entre el 4 y el 13 de julio el batallón pasa a la reserva en Castro Urdiales (Cantabria) donde el batallón pretende disfrutar de un merecido descanso. Por estas fechas una nueva reorganización del Ejército de Euskadi integra al CNT Nº 1 en la denominada División A que junto sus dos compañeras, B y C, van a atrincherarse en una nueva línea de defensa.

La Divisón A tiene bajo su responsabilidad el primer sector al mando del comandante Francisco Bravo. El sector comprende desde la desembocadura del río Barbadun, en Muskiz (Bizkaia), por toda su margen izquierda hasta el barrio de Cubería, al norte de Sopuerta (Bizkaia). el puesto de mando está precisamente en Castro Urdiales (Miñambres, 2017).

No obstante el descanso se frustrado incluso antes de su disfrute. El 4 de julio la Brigada Flechas Negras al mando do comandante Sandro Piazzoni recibe la orden de tomar este primer sector. Piazzoni arremete con éxito contra las defensas republicanas sostenidas en esos momentos por el batallón Araba. La situación parece insostenible para los nacionalistas que se ven na tesitura de abandonar precipitadamente los parapetos para salvar la vida. Esta situación crítica obliga a movilizarse al batallón Bakunin para acudir en auxilio de sus camaradas de armas.

Así lo relata el gudari de este mismo batallón, Ezequiel Gauna Ugarte: …cuando el tema de las bocas de las minas de Ontón, ellos cubrieron a los del Araba para que se pudieran escapar, porque si no, no queda ninguno (Azkue, 2004).
El gudari prosigue con su relato:
El batallón tuvo un problema ya en Ontón, con el enemigo, que le pilló en una encerrona, porque se metieron en las bocas de las minas y fue tal el acoso que tenían, que menos mal que el Bakunin les protegió la retirada porque si no, los matan a todos (Azkue, 2004).
El contraataque vasco posterior no prospera y ambos batallones deben volver a sus bases de partida.

Gudaris del batallón Araba. Compañía Ayala (http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus)

En agosto de 1937 el Bakunin o batallón aguarda a los rebeldes en los montes de Ordunte, entre Pando y el puerto de Los Tornos. De ahí se trasladan a Orejo, muy cerca de la capital montañesa.
El 14 la ofensiva Nacional para dar carpetazo a la Montaña se muestra demoledora. En pocas semanas Cantabria cambia de manos.
La mayor parte de las unidades del Ejército de Euskadi se van concentrando en la población de Santoña. Desde hace ya bastante tiempo el PNV viene negociando con los italianos un armisticio, el cual pretenden ahora sea una realidad.
Entre estos batallones se halla el Bakunin. Según estimaciones del investigador Xuan Cándano se pudieron haber entregado cerca de 15.000 combatientes y 3.000 oficiales(Cándano, 2006). La suerte está echada, el pacto entre nacionalistas vascos e italianos se firma el día 24 de agosto.

Aquí termina el periplo del batallón CNT Nº 1 Bakunin, aunque no el de muchos de sus integrantes. Un buen número de combatientes anarquistas fueron quienes de alcanzar tierra asturiana y proseguir la lucha en Cataluña una vez perdido el norte para la República. Para los aquellos que optaron por dejar las armas en Santoña les espera la cárcel, los batallones de trabajadores o el piquete de ejecución.

Fuentes

  • AGMA (Archivo General Militar de Ávila).
  • AHE/EAH (Archivo Histórico de Euskadi/Euskadiko Artxibo Historikoa).
  • CDMH (Centro documental de la Memoria Histórica).

Bibliografía

  • Azkue, Koldo. Irrintzi, Grito de Guerra. Desde Abril de 1937 Hasta 1945. Bilbao, 2007.
  • Beldarrain, Pablo. Historia Crítica de la Guerra en Euskadi (1936-37). Edición del autor, 1991.
  • Cándano, Xuan. El Pacto de Santoña (1937). La Rendición del Nacionalismo Vasco al Fascismo. Madrid, 2006.
  • Chiapuso, Manuel; Jiménez de Aberasturi, Luis Mª. Los Anarquistas y la Guerra en Euskadi. San Sebastián, 2009.
  • Mendivil Urquijo, Sebastián. Miliciano, Militar y Fugitivo. Memorias de un baracaldés. Bilbao, 1992.
  • Miñambres Amezaga, Aitor. Las Encartaciones. Frente de Guerra.En: Encartaciones. Los Últimos Días de la Guerra Civil en Euskadi, Museo de las Encartaciones, 2017.
  • Talón, Vicente (Dir.). Los Vascos en la Batalla de Santander. Junio-Septiembre 1937. Extras Defensa, Nº 22. Madrid, 1978.
  • Uribe, Eduardo; Tabernilla, Guillermo (coord. y adaptación). Un Miliciano de la UGT. Bilbao, 2007.
  • Vargas Alonso, F. Manuel. Anarquismo y Milicias de la CNT en Euskadi. Eusko Ikaskuntza, 1996.
  • Vargas Alonso, F. Manuel. Bermeo y La Guerra Civil. La Batalla de Sollube. Colleción Lankidetzan, nº 43, 2007.
  • Velasco Núñez, Alfredo. La Gesta Traicionada. Los Anarquistas Vascos y la Guerra Civil en Euskal Herriak (Julio 1936 – Junio 1937). Bilbao, 2011.

 

Sergio Balchada

Anuncios