R. I. Moore

Editorial Crítica, Barcelona, 1989.

 

Durante los siglos XI y XII Europa se convirtió en una sociedad represora, y ha seguido siéndolo desde entonces. Esta fue la época en que se creó la Inquisición paríi combatir las herejías populares, en que se iniciaron las persecuciones y asesinatos en masa ele judíos, en que se fijaron las reglas para segregar de la sociedad a los leprosos, a los homosexuales, a las prostitutas y a otros grupos minoritarios. El profesor Moore sostiene que la aparición simultánea de estos rasgos que acabarán definiendo una sociedad represora —nuestra propia sociedad represora del siglo XX— no es casual, ni se debió al aumento en el número de los disidentes o a la hostilidad popular contra ellos, sino que está ligada a cambios fundamentales en la organización económica y social, en la religión, en la cultura y en las formas de gobierne de la Europa medieval.

Anuncios