Etiquetas

, , ,

Es en 1669 cuando los franceses comienzan a denominarlos Cherokee posiblemente por influencia de los Choctaw que los llamaba Tsiloki: Los que hablan otra lengua. Ellos se llamaban a si mismos Yun Wiya, esto es, Gente Verdadera.

Las trece colonias inglesas germen de los EE. UU. (Fotografía de http://es.althistory.wikia.com)

Divididos en siete clanes ocupan un amplio territorio al sudeste de los actuales Estados Unidos, en los conocidos como estados de Georgia y Carolina del Sur. Su primer contacto con los europeos se da con la expedición de Hernando de Soto entre 1539 y 1543. Posteriormente se abre con los ingleses una duradera relación comercial. Por aquel entonces las Trece Colonias no los consideran un peligro, mas bien estiman que se trata de una raza o nación aparte. Buenos aliados incluso para defenderse de otras tribus belicosas que si suponen un peligro. No obstante la corona se muestra como la instancia adecuada para tratar todo lo concerniente con los nativos y para ello crea dos Departamentos de Asuntos Indios, uno para las colonias al norte y otro para las situadas en el sur. Estos departamentos se encargan de redactar y gestionar diferentes tratados con los nativos para el asentamiento de colonos dentro de sus territorios naturales. Así por ejemplo en 1721 se acuerda con los Cherokee el asentamiento de colonos blancos en sus tierras.


La tónica no va a ser diferente cuando las Trece Colonias consigan independizarse de la metrópoli y nazcan los Estados Unidos de América. De hecho hasta 1824 es la Secretaría de Guerra quien atienda lo que se conoce como los asuntos indios. En 1824 esta situación cambia con la creación de la Oficina de Asuntos Indios (Bureau of Indian Affairs). Poco a poco la imagen del nativo va a ir ganando en prejuicios: Paganos, salvajes, bárbaros, deficientes,…
Los diferentes gobiernos van a tratar de que los nativos asimilen la cultura blanca y abandonen la propia tildada de inferior. En definitiva que se civilicen según los parámetros occidentales. Un primer intento de todo esto se da en el Tratado de Holston (1791). Se persigue la integración de los nativos en el mundo de los blancos mediante el suminsitro de herramientas y aperos agrícolas así como también la enseñanza de nuevas técnicas de cultivo.
El jefe Cherokee Onitositah va a ser el primero que acepte la aculturación. Va a poner en marcha un proceso civilizador profundo adoptando leyes similares a las de los occidentales, abrazar el cristianismo y los usos y costumbres del hombre blanco. El gobierno estadounidense todavía da un paso más en 1808 con la propuesta de la Mezcla de Sangre: Matrimonios mixtos. Esta solución no tiene mucho éxito entre unos y otros.
En 1820 nace la República Cherokee de Georgia estableciendo en 1825 su capital en New Echota, condado de Gordon.
– Sistema Bicameral electo. Su primer jefe elegido democraticamente es John Ross en    1827.
– Sistema Judicial al modo europeo.
– Establecimiento de una policía nativa: Light Horses.
– Constitución a imagen de la de los Estados Unidos.
La cosa no se detiene aquí. Sequoyah conocido también como George Guess (adoptan también nombres europeos) inventa un silabario para el idioma Cherokee lo que da pie a la creación literaria y a que se traduzca a su lengua la Biblia en 1824. En 1828 sale a la luz un periódico propio, el Cherokee Phoenix.

Periódico Cherokee Phoenix (Fotografía en https://blogs.library.duke.edu)

Se asientan en granjas en detrimento de los Cahtiyis, poblados cercados por una empalizada. Granjas donde se dedican a la plantación de algodón, tabaco u hortalizas. Se generaliza el cristianismo y los asentamientos pronto s even salpicados de iglesias. Muchos abrazon esta creencia porque disponen de ventajas económicas pero deben comprometerse a abandonar totalmente sus rituales y creencias. Junto a las iglesias nacen también las escuelas (unas 18 en 1825) donde se debe matar al indio y salvar al hombre. Se interna a los niños y se les obliga a utilizar de forma habitual el inglés y a rechazar su propia identidad cultural para acelerar su integración en el mundo de los blancos.
De hecho algunos copnsiguieron vivir completamente a la usanza occidental formando una especie de élite de mestizos entre los suyos. Un ejemplo lo vemos en el empresario Lewis Ross. Regenta varias tiendas, tres ferrys y posee esclavos negros. No obstante muchos otros son incapaces de adaptarse, de considerar sus propias raíces como algo inferior y pagano. El malestar se va instalando entre ellos.
En 1828 va a dar comienzo su propio calvario. En las tierras que ocupan en Georgia se descubre oro. El gobierno del estado eleva escritos al gobierno federal en los cuales a través de falsedades se tilda a los Cherokee de salvajes sanguinarios que no respetan los tratados habidos. Obviamente los intereses sobre la mesa son jugosos. Enseguida, sin contar con sus habitantes, las tierras en cuestión comienzan a ser repartidas en lotes de tierra y “lotes de oro” y salen a subasta pública. El gobierno promulga la Removal Act mediante la cual los indios asentados en el Este deben ser trasladados a los nuevos territorios indios sitos en Oklahoma. Los Cherokee se niegan a abandonar sus hogares. Pronto se convierten en habituales los asaltos a los asentamientos indios. La situación se vuelve insostenible y las autoridades nativas denuncian por la vía legal la terrible situación que viven. No son escuchados. El gobierno estadounidense echa más leña al fuego con una ley que no permite a los indígenas denunciar a un hombre blanco y lo incapacita para testificar ante un tribunal.
La situación se va tensando y en 1835 mediante el tratado de New Echota se les obliga a trasladarse a Oklahoma. A Cambio reciben 5 millones de dólares por sus tierras. Aún así los Cherokee continúan sin abandonar el territorio y tres años más tarde la paciencia del gobierno llega al límite.

Camino de lágrimas (Imagen de http://www.stuffyoushouldknow.com)

En el verano de 1838 el general Winfield Scott a a la cabeza de 7.000 hombres les obliga a salir de sus casas a golpe de bayoneta y son deportados a centros de internamiento. Atrás dejan sus casas envueltas en llamas y saquedas tanto por colonos como por soldados.
Los embarcan como ganado para salvar los ríos Tenesse y Mississipi para luego seguir a pie bajo un sol de justicia que va diezmando a los más jóvenes y a los más viejos. Los jefes Cherokee solicitan que se detenga la marcha hasta que las temperaturas se suavicen. Se acepta la propuesta y las deportaciones se reanudan en el mes de octubre. Sin apenas víveres y agotados la sangría diaria asciende a una media de 20 fallecidos. Además el invierno se les echa encima y si antes es el calor el que los diezma, ahora son las bajas temperaturas las que se ceban con el pueblo de la Gente Verdadera.
El presidente Martin Van Buren da por finalizado el traslado en 1839. Informa al Senado que el traslado ha sido un verdaero éxito y que los nativos han llegado a su destino en perfecto estado y sin que sus derechos fuesen violados. En aquel fatídico viaje dejaran la vida alrededor de 4.000 Cherokee.

Aquel episodio pasó a conocerse para el pueblo Cherokee como el Nunna daul tsunyi, el Camino de Lágrimas.

Fuentes

  • Del Olmo Pintado, M.; Monge Martínez, F., Historia etnológica de los Indios Norteamericanos, Madrid, 1992.
  • Monge, Fernando, Un largo camino de lágrimas: La política india de los Estados Unidos de América, Revista de Indias, Vol. LIX, Nº 217, 1999.
  • Wilson, James, The Earth Shall Weep, Londres, 1998.
  • Zimmerman, Larry J., Indios Norteamericanos, Köln, 2002.

 

Sergio Balchada

Anuncios