Etiquetas

, , ,

Perdió a su padre cuando tan sólo era un niño de 5 años. Ocurre el 18 junio de 1937 en el monte Artxanda o quizás en sus inmediaciones. El ejército de Franco se halla a las puertas de Bilbao, gudaris y milicianos ofrecen su cara más desesperada en la defensa de la capital vizcaína aunque las cartas ya han sido repartidas y nada se puede hacer para ganar la partida. La suerte está echada.

en el arenal

Soldados Nacionales entran en Bilbao, es el 19/06/37 (Fotografía en memoriasclubdeportivodebilbao.blogspot.com.e)

Sus padres oriundos de Corme (A Coruña) son vecinos del barrio pasaitarra de Trintxerpe. A la sazón conocida como la quinta provincia gallega. Y no es para menos, puesto que el citado barrio ha nacido para acoger una numerosa colonia de pescadores de las rías gallegas. Atraídos por por las oportunidades laborales que principalmente oferta la PYSBE (Pesquerías y Salazones de Bacalao de España). El trabajo es duro y las condiciones económicas aunque mejoran las habidas en su tierra natal, tampoco hacen justicia a las largas jornadas de faena.

Es por ello que la movilización social y las huelgas se constituyen en las armas de las que se valen los hombres del mar para hacer valer sus derechos.
El padre de Josetxo, Ramón Fariña Amigo, participa en estas reivindicaciones. Está afiliado al sindicato local de la CNT El Avance Marino. El más combativo y díscolo de Pasaia. Por ello no resulta extraño que cuando en julio de 1936, todavía con una huelga sin resolver a cuestas desde mayo, los afiliados de El Avance Marino acudan voluntarios a engrosar las milicias confederales que salen a combatir a las columnas de requetés navarros que avanzan hacia Donostia-San Sebastián. Después de poco más de un mes de combates la capital de provincia cae en las manos de los rebeldes, es el 13/09/1936.

Este hecho produce que un aluvión de refugiados trate de alcanzar Bizkaia por todos los medios disponibles para tal efecto. Muchos huyen de los sublevados debido a las terribles noticias que les anteceden. Nuevas que relatan asesinatos, torturas y vejaciones.

Los muchachos de El Avance Marino colabroan activamente en las tareas de evacuación de la población civil. Para ello se sirven de la flota pesquera de Pasaia convenientemente incautada por los trabajadores al comienzo del conflicto ante la ausencia de la patronal en algunos casos afines a los postulados de los alzados y obviamente con intereses contrarios a los defendidos por los pescadores.
Josetxo Fariña embarca en uno de estos bous junto a su madre, sus tres hermanos y abuelos paternos. A buen seguro al pequeño Josetxo el viaje le parece una pequeña aventura. Josetxo recuerda de forma nítida la primera noche que pasó en Bilbao:

Recuerdo que cuando llegamos a Bilbao en una bajera dormimos y estaba llena de hojas de periódico de haber calentado, plantado fuego allí en la bajera oscura, con una bombilla pequeña. Y allí no estábamos sólos, había bastante gente.

Más tarde son alojados en un piso que había pertenecido a un derechista huído o bien encarcelado. De la estancia el Bilbao apenas guarda memoria. Si de algún hecho aislado que se le quedó grabado.

Bilbado durante la Guerra Civil 8Fotografía en http://www.batallasdeguerra.com)

Como el día en que fueron a visitar a su padre al cuartel. Ramón Fariña se alista en el batallón CNT Nº 6 Celta cuya raiz gallega es evidente.

Fuimos al cuartel a ver a mi padre y todo lo que es alrededor del cuartel, dentro del cuartel. Todo lleno de cestos hechos de paja, llenos de naranjas. Nosotros no veíamos una naranja ni a tiros.

Las privaciones alimenticias que sufre la población civil son probablemnte las causantes de que al pequeño Josetxo se le hiciese la boca agua y no descartamos que se pudiese llevar alguna al coleto.
En otra ocasión es su padre quien acude a visitar a la familia. Su condición de miliciano no le permite visitarla con la asiduidad que seguramente le gustaría. Las idas y venidas al frente son continuas.

Mi padre venía a casa de permiso 24 horas o nada…a comer. Y el mosquetón lo ponía debajo de la cama, mi hermano el mayor se metió debajo de la cama jugando y cogió el mosquetón. Casi lo mata mi padre.

Negros nubarrones enturbian sus días bilbaínos. En diciembre del 36 fallece su madre y poco tiempo después su hermana pequeña de tan solo 2 años. La guerra se lleva con creces su tributo en esta familia.
Cuando la suerte de Bilbao comienza a torcerse lo urgente es evacuar a la población civil. Los bombardeos sobre la capital son cada vez más frecuentes y el problema de abastecimiento de víveres suscitado por el bloqueo marítimo de la Armada facciosa obliga a racionar las provisiones.

Vapor Habana. Puerto de Bilbao, 1937 (Fotografía en http://todoslosrostros.blogspot.com.es)

Ante el cariz que toman los hechos la familia Fariña deciden embarcar en alguno de los navíos fletados para transportar a los civiles lejos de la guerra. A principios de mayo consiguen pasaje en el buque Habana su abuelo y los tres hermanos. Se trasladan entonces a Burdeos. En Francia es donde reciben la mala noticia del fallecimiento del padre Ramón Fariña. Una vecina de Pasaia que también permanece en el exilio recibe a tráves de la Cruz Roja una carta de su marido. Éste tras combatir en el batallón Celta paga ahora las consecuencias de su condición de miliciano. Entre otras cosas en la carta da cuenta del fallecimiento de su amigo y compañero de lucha:

…dijo el amigo de mi padre que había volado dos tanques y el tercero lo había aplastado completamente.

Deciden entonces regresar a Pasaia. Cuando llegan a la villa el ambiente que se respira es muy diferente al que conocían de antes de la guerra. La sorpresa es mayúscula cuando se encuentran a su abuelo, desde que se habían despedido en Bilbao no recibían noticias de él. No pueden regresar a su antiguo hogar, de hecho encuentran sus cosas en la basura. Por fortuna la solidaridad de amigos y vecinos se pone en marcha para hacer el trance más llevadero. Finalmente su abuelo consigue mediante un amigo alquilar una nueva vivienda y poco a poco inician una nueva vida estigmatizada ahora por su condición de rojos.

Josetxo crece en aquellos oscuros años de postguerra que presagian un longevo mandato del Caudillo por la gracia de Dios. Siempre tiene presente el sacrificio de su padre y de todos aquellos que como él se lanzaron a la lucha enrolados en el batallón CNT Nº 6 Celta para ver cumplido su sueño de libertad. Estas líneas van por ellos. Salud.

 

Sergio Balchada

Anuncios