Etiquetas

, , ,

Después de casi tres años de espera la Flota de Tierra Firme (También conocida como la Flota de la Plata) zarpa de la Habana el 11 de junio de 1702. Se trata de 18 galeones mercantes bajo el mando del general Manuel de Velasco Tejada custodiados por una flotilla de 24 navíos franceses entre los que hay algunas fragatas, dirigida por el conde de Chateau-Renault François Louis de Rousselet.
Los piratas y las malas condiciones climatológicas son los culpables de la demora antes indicada; a su vez la larga espera propicia que la valiosa carga que deben transportar a la metrópoli haya ido incrementando su cantidad. Entre los galeones españoles se encuentra el Nuestra Señora de los Remedios con las bodegas rebosantes de ricas mercancías.


La singladura transcurre sin contratiempos y ya cerca de las costas españolas reciben una nueva que plantea un cambio de planes a los jefes de la expedición: El puerto de Cádiz permanece bloqueado por una imponente flota anglo-holandesa en virtud de la guerra comenzada el año anterior y que será conocida como Guerra de Sucesión. Los oficiales deliberan. Cumple tomar una decisión y aunque el conde francés aboga por trasladar la flota a Brest, finalmente se decide hacerlo en Vigo después de escuchar el testimonio de un oficial asegurando la idoneidad de la ensenada de Rande; además dispone de dos fuertes en la entrada de la misma. La realidad dista mucho de ser esa. Empezando porque los fuertes de Rande y Corbeiro presentan un aspecto ruinoso y carecen de artillería. A ello se suma el hecho de que gran parte de las guarniciones de la comarca están combatiendo fuera de Galicia y las que quedan en la zona son insuficientes en número; auxiliados por las milicias de la tierra mal y escasamente armadas y sin apenas formación militar.

Planta del fuerte de Rande (Fotografía en http://www.farodevigo)

Planta del fuerte de Rande (Fotografía en http://www.farodevigo)

El 22 de septiembre la flota fondea en la ensenada de Rande, a modo de improvisada protección se tiende entre ambos fuertes una cadena con estacas. A la sombra de las defensas se descarga parte del tesoro transportado, la parte que corresponde al rey, y trasladado a Madrid. Debido entre otras cosas a la carencia en Vigo de un funcionario de la Casa de Contratación de Indias las mercancías de comerciantes privados o bien permanecieron en los buques o bien fue almacenada en Redondela.
Justo un mes después la flotilla anglo-holandesa hace acto de presencia, el enfrentamiento es inminente. Al día siguiente, 23 de octubre, da comienzo la conocida como Batalla de Rande que se extiende hasta la tarde momento en el cual François Louis de Rousselet ve perdida la partida y ordena la retirada y la quema de los barcos; el general Manuel de Velasco Tejada hace lo propio con los buques españoles. Ingleses y holandeses permanecerán en la zona hasta el 5 de noviembre dedicándose al saqueo de las villas próximas.
El día 27 llega procedente de Fisterra una escuadra inglesa comandada por el almirante Cloudesley Shovell. A éste se le encomienda la reparación de varias naves capturadas tras la batalla con el objetivo de que puedan trasladarse a Inglaterra. Se acometen las tareas de reparación más urgentes conducentes a asegurar su flotabilidad y al menos una autonomía que les permita llegar a puerto amigo. Entre estas naves está el galeón Nuestra Señora de los Remedios . Navío de 40 metros de eslora construido en el siglo XVII, con capacidad para 200 tripulantes y armado con 40 cañones. Lo fundamental,sus bodegas guardan la carga intacta.
A los pocos días de iniciado noviembre la escudara de Shovell parte hacia Inglaterra. El almirante confía el mando del Nuestra Señora de los Remedios al capitán John Baker, que lo era a su vez del HMS Monmouth. La comitiva enfila la salida de la ría de Vigo y a la altura de las islas cíes, unas millas al sur de la Isla de San Martiño, el casco del Nuestra Señora de los Remedios o colisiona contra unos escollos y se abre una vía de agua. El relato sobre el naufragio del galeón contiene contradicciones en lo que concierne a un momento fundamental de la tragedia. El momento exacto del hundimiento de la nave varia según la versión del capitán Baker que estaba a bordo de la nave o la de otros oficiales de la flota testigos de excepción del naufragio.

Batalla de Rande (Fotografía en)

Batalla de Rande (Fotografía en)

Durante el consejo de guerra oficiado contra su persona, John Baker sostiene que el Nuestra Señora de los Remedios se fue a pique casi de inmediato, aún así tiene tiempo, como buen oficial inglés, tiempo de cumplir las ordenanzas de la marina de guerra británica y asegurar la valiosa carga sellando el entrepuente y las bodegas. La tripulación mientras tanto arrampla con todo lo que puede del resto de dependencias, luego abandonan el barco a su suerte.
En cambio algunos oficiales de la flota contradicen a Baker, aseguran que el galeón a pesar de la vía de agua abierta consiguió navegar todavía durante 7 horas más. Fuere como fuere, lo cierto es que muy cerca de la costa viguesa Nuestra Señora de los Remedios halla su final en aquella jornada. En sus entrañas el tesoro de las Américas intacto.

Sergio Balchada

Anuncios