Etiquetas

, , ,

De la torre apenas quedan restos en la cima del monte a simple vista, algunas marcas sobre la roca y un aljibe. El Pico Sacro es una mole de cuarzo de  533 metros en el concello de Boqueixón (A Coruña) que cuenta con unas privilegiadas vistas de la comarca desde su cumbre.

Imagen

Cuenta el Códice Calixtino que al Pico Sacro habían acudido los discípulos del apóstol Santiago engañados por las artimañas de la Reina Lupa la cual los había convencido a que acudiesen  al monte Ilicinio[1] en busca de un par de bueyes que les facilitasen el transporte del cadáver de su maestro. Atacados en cambio por dos toros bravos y por serpientes logran salir airosos del trance.

La fortaleza original data de principios del siglo XII y fue mandada construir por orden de la reina Urraca (1081-1126), en la que parece sufrió asedio de las huestes del arzobispo Diego Gelmirez (1068-1140). Más tarde sufrirá en carne propia la ira de los irmandiños, y nuevamente es reconstruida por la Mitra compostelana para controlar la torre de Cira que estaba por los Moscoso.

En las declaraciones tomadas a los testigos del pleito Tabera-Fonseca se afirma que se trata de una torre pequeña de buenos sillares en la cumbre del monte, se accedía al interior mediante una puerta a unos cuantos metros del suelo a la que llegaban a través de una escalera levadiza que se pudiera retirar en caso de ataque de enemigos. La torre no albergaba más allá de la decena de hombres y debido a lo reducido de la cumbre donde se alzaba carecía de caballerizas, que posiblemente pudieran encontrase al pie del monte.

La torre fue construida junto próximo castillo de Alcobre (Vila de Cruces, Pontevedra) con la intención de ejercer estrecha vigilancia a la torre de Cira desde la cual su guarnición se dedicaba al asalto de las partidas de vituallas que llegaban a Santiago.

Y por estar como la dicha fortaleza está entre los dichos caminos y que viene para la dicha ciudad desde las puentes de Ledesma y de la Ulla y Sarandon y Bea por donde biene y pasa muchos mantenimientos para la dicha ciudad de pan y de binos y carnes.[2]

Advertidos los Moscoso de su reconstrucción, el conde de Altamira Lope Sánchez de Moscoso; llamó a algunos de los nobles enemistados con el arzobispo que no tuvo Más remedio que plegarse a las demandas del conde y los trabajos fueron definitivamente paralizados.

El paso del tiempo y las necesidades de los vecinos de la comarca fueron poco a poco desmantelando la fortaleza y ésta desapareció del paisaje de la comarca del Ulla.

Imagen

Bibliografía

– De Aponte, Vasco. Recuento de las casas antiguas del reino de Galicia, Santiago          de Compostela, 1986.

– Miramontes Castro, María Xosé. As fortalezas baixomedievais en Galicia: Unha aproximación histórica a partir do estudo dos restos materiais e das descripcións do preito tabera-Fonseca. Tesis doctoral sin publicar.

 

– Rodríguez González, Ángel. Las fortalezas de la Mitra compostelana y los “irmandiños”, Fundación Pedro Barrié de la Maza, 1984.

 

 

 

 

 

 

 

[1] http://elblogdefiloso.blogspot.com.es/search?q=reina+lupa

[2] Miramontes Castro, María Xosé. As fortalezas baixomedievais en Galicia: Unha aproximación histórica a partir do estudo dos restos materiais e das descripcións do preito tabera-Fonseca. Tesis doctoral sin publicar.

Sergio Balchada

Anuncios