Los Niños y la Infancia en la Edad Media Cristiana

Etiquetas

, , ,

Considerados por sus contemporáneos los locos bajitos. Para las gentes del medievo no eran mas que una molestia temporal, unos mente captus cuya único remedio eficaz para su restablecimiento es el paso del tiempo. Son tenidos por inútiles, indiscretos, olvidadizos, de poco fiar, mentirosos, perezosos, inconstantes y molestos (García, 1997). Además de sucios y llenos de mocos. Se les compara de forma negativa con los ancianos y los borrachos. En definitiva un medio hombre, un ser sin formar en un momento vital de transición. Se afirma que con el cambio de los primeros dientes es cuando llega la razón a la mente del pequeño. Pero no todo es negativo, sobre todas las cosas se atribuye a los más pequeños la inocencia y la pureza. De hecho en las comunidades bajomedievales se hace uso de esta virtud a la hora de realizar sorteos. La mano inocente para que Dios y la Fortuna pudieran manifestar sus designios sin obstáculos humanos (García, 1997). Se valora así mismo su gran capacidad para el aprendizaje y su porosidad para asimilar los preceptos religiosos (Nora, 2007).

Niños nobles jugando (Fotografía en https://ecodiario.eleconomista.es/)

Sigue leyendo

Fumar Mata

Etiquetas

,

Fumar un cigarro es sin duda uno de los pocos placeres del que pueden disfrutar los soldados en el frente. Desde retaguardia no escatiman esfuerzos para hacer llegar tabaco a los esforzados combatientes de primera línea. Para muchos es el artículo estrella del aguinaldo de navidad recibido en la trinchera. Si atendemos a algunos estudios al respecto sale a la luz que durante la guerra civil el 90% de los combatientes es fumador. Estas mismas investigaciones aseguran que en España el tabaquismo no estaba muy extendido y se consideraba más un signo de distinción que un vicio extendido entre todos los sectores de la sociedad.

El Pensamiento Alavés, 11/11/36

No obstante este particular “solaz del guerrero” resuelta en ocasiones peligroso para el que disfruta de sus excelencias. El periódico vitoriano El Pensamiento Alavés transcribe en sus páginas el 11 de noviembre de 1936 un corte radiofónico mediante el cual explica y recomienda al soldado, digamos, un uso responsable del cigarrillo. No debemos olvidar que al inicio de la guerra ambos contendientes se nutren de voluntarios entusiastas pero que en muchos casos desconocen por completo los entresijos del arte de la guerra. Para muchos se diría que más bien parecen acudir a una romería que a una guerra. Y aunque también se activan a los quintos, en realidad la mayoría desconoce por completo el alcance real de una guerra.

Sigue leyendo

Os Galegos do Campo de Gurs

Etiquetas

, , ,

O campo de Gurs érguese en Beran, no Departamento de Baixos Pirineos. Moi preto da fronteira con Euskadi. Empréganse 42 días para a súa construcción en terreo comunais. Proxéctase concentrar no campo aos antigos combatentes do Cuerpo de Ejército de Euskadi, Aviadores e membros das extintas Brigadas Internacionales. Os combatentes vascos áchanse esparexados polos diferentes Campos chapicados pna xeografía francesa: Barcares, Saint Cyprien, Argeles…entre outros.

O Goberno de Euskadi toma cartas no asunto e ponse a organizar a evacuación cara Gurs de tódolos seus combatentes. En diferentes quendas o continxente vasco vai tomando posesión do que vai ser o seu novo fogar por moito tempo. Andrés Garate Gesalibar, cronista do xornal Euzkadi, describe así a súa primeira impresión cando chega a Gurs:
Se encuentra cerca de Olorón, en dirección a Bayona. (…). A Continuación hemos pasado un robledal y alo lejos vemos un gran campo, lleno de casitas de madera, todas iguales. Donde había una gran landa se ha levantado el campo. Una carretera de nueva hechura lo divide en dos. A ambos lados, en cinco hileras, se levantan los subcampos, cada uno con su nombre (Chueca, 2007).

Sigue leyendo

Pontevedra nos Anos do medo. Golpe Militar e Represión (1936-1939)

Xosé Álvarez Castro
Edicións Xerais, 2013

Resultado de varios anos de investigación, Pontevedra nos anos do medo céntrase na represión levada a cabo na comarca de Pontevedra tras o golpe militar de xullo de 1936. O enfoque divulgativo desta obra combínase cun tratamento sistemático e global do tema, que se estrutura en tres grandes apartados: a situación político-social previa á sublevación, a trama conspiratoria coa execución do golpe, e os axentes e mecanismos da represión posterior. O emprego de fontes documentais inéditas, así como de testemuños orais, contribúe a proporcionar un tratamento novidoso no estudo do fenómeno represivo, concedendo especial atención ao achegamento ás historias da vida das vítimas. O autor da obra, Xosé Álvarez Castro, salienta a necesidade de divulgar, de contar o que aconteceu, porque a investigación perde o seu sentido cando non se perfecciona coa divulgación, e como dixo a escritora Dulce Chacón, «somos vítimas do silencio dos nosos pais e responsables da ignorancia dos nosos fillos

Boinas Rojas gallegos en el Tercio de Oriamendi

Etiquetas

, , , ,

El Tercio de Oriamendi nace en Gipuzkoa tras la caída de Donostia. Según se apunta en el Blog Donostiando, su primera compañía vio la luz en el Kursaal donostiarra. Toma su nombre la batalla acontecida el 16/03/1837 entre Donostia y Hernani. En el pequeño monte, de apenas 195 metros de altitud, de Oriamendi. En aquella jornada el ejército carlistas sacó los colores a la legión Auxiliar Británica comandada por Sir George de Lacy Evans con una sonora derrota.

Las vicisitudes inherentes a una guerra van mermando el primer contingente de entusiasmados voluntarios carlistas que acuden al banderín de enganche. Las bajas se van cubriendo entonces con combatientes llamados a quintas. Estos carecen del fervor de los primeros y la gran mayoría de ellos no son siquiera de ideología carlista o forman parte del Requeté.

Ficha expedida por la Junta Carlista de Guerra de Gipuzkoa. (AHE/EAH)

Sigue leyendo

Los Topos

Manuel Leguineche y Jesús Torbado
Ed. Argos/Vergara, 1977

Los libros de historia dicen que la Guerra Civil española concluyó en 1939. Pero, tras el último parte de guerra, muchos combatientes, cargos públicos y simpatizantes del legítimo gobierno republicano se vieron obligados a huir de la represión franquista y esconderse como topos .

A finales de los años sesenta, tras el decreto de amnistía concedido por el dictador, los topos salieron, como hongos después de la lluvia, del agujero donde habían vivido escondidos, todavía con el temor a las represalias.

En ocho años de investigación, los autores de Los Topos siguieron pistas, recibieron portazos, amenazas de muerte, etc. Todo para conseguir los estremecedores testimonios de quienes fueron perseguidos por un enemigo invisible que los enterró en vida.

Sus testimonios hablan de la experiencia de su cautiverio, pero también hablan de los otros desaparecidos que no pudieron contar su propia historia, y del gran sacrificio colectivo que marcó sus vidas y las de sus familiares.

Los Ancianos y la Vejez en la Edad Media Cristiana.

Etiquetas

, , ,

La concepción que sobre la vejez tenían las gentes del medievo no fue la misma a los largo de los siglos, si no que la consideración habida sobre la vejez y los viejos va a ir cambiando. También hay que tener en cuenta las posibles diferencias específicas existentes en los numeroso reinos que jalonan el continente europeo por aquel entonces. No obstante vamos a tratar de trazar unas líneas generales de la visión que sobre los ancianos existe, cual es la calidad de su vida una vez perdida la juventud y qué cartas de la baraja le restan de cara a afrontar lo que le resta de vida.
Se puede decir que en general el hombre del medievo tiene miedo de la senectud. Y no es para menos, la paulatina pérdida de facultades física, el no poder valerse por uno mismo les puede llevar a una recta final de vida sumida en la miseria y la mendicidad. Porque a diferencia de otras etapas de la Historia, en los primeros siglos de la Edad Media la familia no se hace cargo del cuidado o mantenimiento de sus ancianos: Una boca más que alimentar que no aporta nada a la economía familiar debido a su debilidad física o a una posible enfermedad. Una persona inútil que vive de recuerdos. De este modo muchos ancianos se ven avocados a la soledad y a la pobreza.

Sigue leyendo

O Corsario. Vida e Tempos de Juan Gago de Mendoza

Fortes, Alberto
Edicións Xerais, 2005.

Juan Gago de Mendoza, o señor do Chirleu, foi un dos capitáns e armadores corsarios galegos que máis destacou durante a guerra de guerrillas que se librou no mar contra os ingleses a finais do século XVIII e principios do XIX. Posteriormente, tamén se sinalou organizando en terra a guerrilla contra os franceses, como comandante das alarmas do Morrazo, durante a Guerra da Independencia. Nacido en 1761 na Casa da Brea, na feligresía de San Tomé de Piñeiro, no camiño entre Marín e Bueu, protagonizou, xunto con seus irmáns (José Bernardo, Manuel e Antonio) e a bordo de distintas embarcacións (a basca Guerra, a pinaza Vencedora, o quechemarín Prodigioso, o falucho Triunfo, a lancha Terrible ou a emblemática goleta Peregrina Brillante) algún dos episodios máis apaixonantes do corso galego, como a caza á que foi sometido pola corbeta inglesa Kinisfin. Froito dunha investigación rigorosa e moi documenta-da, Alberto Fortes ofrece un trepidante relato, onde a presenza constante do mar e a reconstrución da biografía épica do Señor do Chirleu e dos membros da súa familia permite descubrir ao lector de hoxe a historia descoñecida do corso no sur das rías galegas

Emiliano

Etiquetas

, , , ,

Coma moitos dos seus paisanos das rías galegas Emiliano Manduca Rosales Davila decide ir a procura dun mellor futuro laboral a Pasaia (Gipuzkoa). Nado en Marín (Pontevedra) e veciño de Bueu (Pontevedra), deixa no seu lar á muller e os fillos e recala en Euskadi para traballar de fogueiro nalgún dos bous pasaitarras, vila que está a medrar considerablemente debido a industria da pesca, e máis concretamente da captura do bacallau.

Alomenos dende 1934, segundo a data dunha carta que envía a súa dona Carmen, vive e traballa en Pasaia. Maís adiante, en 1936, a familia ao fin consegue reunirse e trasladan o seu domicilio a Herrera (Altza, Donostia, Gipuzkoa).

Emiliano Rosales Davila coas estrelas de capitán durante a súa etapa no batallón Amuategui Fotografía propiedade de José Ramón Seijas.

Durante aqueles anos de efervescencia política e social Emiliano non oculta a súa militancia no Partido Comunista de España (PCE). Afiliado ao sindicato da UXT da Industria Pesqueira La Unión, acada a presidencia do mesmo en 1935. Sen dúbida Emiliano eríxese entre os seus compañeiros nun referente na loita social. Grazas a isto aparece coma apoderado para as eleccións de febreiro de 1936 do avogado comunista Miguel Amilibia Machimbarrena que se apresenta coma deputado pola provincia. Eleccións que á postre vai gañar a Fronte Popular.

Sigue leyendo

Justo

Etiquetas

, , ,

…que después de un minucioso estudio de su actuación en la guarnición de Bilbao, a propuesta del comandante de asalto, Aizpuru, fue por mi puesto en libertad e incorporado a su puesto en la jefatura de Asalto de Bilbao (Echeverría, S. D.).

O daquela Gobernador Civil de Biskaia, o pontevedrés José Echeverría Novoa, non se fía nun primeiro intre do seu paisano Justo Rodríguez Rivas. O Tenente de Asalto de Verín (Ourense) é retido nunha cela en agarda da súa sorte. Quizáis o seu pasado no Exército de África pese como unha lousa nestes cruciais intres sobre as súas costas. Nembargantes algunhas fontes contradín ao pontevedrés e afirman o convencido republicanismo de Justo Rodríguez (Ruiz, 2019).

Tenente de Asalto Justo Rodríguez Rivas (El Liberal 30/07/1936)

O xoven verinés é un heroe de guerra. Nado en Verín en 1901, axiña en 1920 alístase no Regimiento de Infantería Isabel La Católica Nº 54 con base en A Coruña. En 1925 pasa a formar parte do Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Alhucemas con cuartel en Segangán (Nador, Marruecos) onde fica ata marzal de 1928. O seu seguinte destino atópase en Bilbo no Regimiento de Infantería Garellano Nº 43 (Logo en tempos da República transformado no Batallón de Montaña Nº 4). Merecedor de diversas mencións e condecoracións, é en 1925 cando obtén a Cruz do Mérito Militar con distintivo rojo sencillo. Justo Rodriguez aínda tería tempo de gañar unha cruz ao mérito máis en 1929 (AGMS, S1, L R2225).

Sigue leyendo